El gobierno del Estado de Israel ya ha comunicado oficialmente que va a interceptar y detener el barcoSolidaridad con la flotilla de las mujeres por la libertad de Gaza

Manuel García Morales 02/10/2016

El 14 de septiembre partió, desde el puerto de Barcelona, la flotilla de Mujeres Rumbo a Gaza. Salieron dos pequeñas embarcaciones, los veleros Amal (Esperanza) y Zaytun (Olivo). Amal se averió y Zaytun siguió adelante. Ahora mismo se encuentra en la vertical imaginaria que va desde Alejandría al sur, en Egipto y Estambul en el norte; en el siguiente enlace se puede ver la posición del barco en tiempo real.
http://forecast.predictwind.com/tracking/display/Zaytouna

El gobierno del Estado de Israel ya ha comunicado oficialmente que va a interceptar y detener el barco. En el viajan 13 mujeres de distintas nacionalidades, escritoras, premios nobel, activistas... entre ellas la española Sandra Barrilaro que está enviando mensajes desde el barco continuamente que se pueden leer en el facebook oficial de Rumbo a Gaza; el enlace es: https://www.facebook.com/rumboagazaoficial/

Posiblemente sea pasado mañana cuando la marina Israelí aborde nuestro velero Zaytun. Las mujeres esperan que el mundo proteste contra su detención por lo que en la medida que podamos, sobre todo en el ámbito municipal, pero también en el sindical, se manifieste protestas y resoluciones contra esa detención. Que ondeen las banderas palestinas ese día.

En esta sección

30 de Julio: la Constituyente tiene los 3 principios del pueblo venezolanoLa guerra sucia del gobierno español contra la democracia venezolana.El fascismo siempre trata de reemplazar el conflicto de clases por otro tipo de dilemas, como la raza y la naciónPARAGUAY: piden al Parlasur pronunciarse por el caso Curuguaty5ª Crónica. Campamentos de Trípoli. Pedida de mano

Del autor/a

5ª Crónica. Campamentos de Trípoli. Pedida de mano6ª y ultima crónica. Tres últimos días en Líbano. El capo Hariri y el camarero resistente2ª Crónica. Sierra Maestra y la prisión de Khiam3ª Crónica. Tiro4ª Crónica. Ein el Hilweh, la capital de los campos de refugiados palestinos