88 países rechazan declaración injerencista de EEUU contra Venezuela en Consejo de DDHH de la ONU

Embajada de Venezuela en España . Prensa 04/10/2016

Una estrepitosa derrota sufrió este jueves el Gobierno de Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU-Ginebra, tras promover una declaración injerencista contra Venezuela que obtuvo precarios apoyos.

El Gobierno del Presidente Nicolás Maduro Moros, por su parte, acopió un abrumador respaldo por parte de 88 países que hacen vida activa en ese Consejo.

La declaración de apoyo al Gobierno Bolivariano, leída por la embajadora de Cuba, Anayansi Rodríguez, fue suscrita por todo el Grupo Africano (54 países); por todos los miembros de la Liga Árabe (21 países), por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América- ALBA, y por naciones como Rusia, China, India, Irán, Vietnam, Pakistán, Bangladesh, El Salvador, Haití, entre muchas otras.

El documento injerencista, elaborado en el Departamento de Estado, y que fue circulado y leído por la delegación de Paraguay, apenas obtuvo la adhesión de otro país de América Latina y el Caribe: Costa Rica.

Jorge Valero: Derrota aplastante del Imperio

Al intervenir en nombre de Venezuela, el embajador Jorge Valero señaló que “esta ha sido una derrota aplastante para el imperialismo y sus lacayos. Colapsó la estrategia imperial que pretendía pavimentar el camino para promover un proyecto de resolución que buscaría imponer controles foráneos a nuestro país”.

El representante venezolano ante la ONU-Ginebra afirmó que la declaración elaborada por el Gobierno de Estados Unidos y circulada por Paraguay, “es un acto de grosero intervencionismo. Un nuevo intento imperialista, fracasado, que buscaba erosionar, en la ONU, la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro Moros”.

El diplomático venezolano subrayó que esta intentona del gobierno de Estados Unidos, “secundada por su peón, el gobierno de Paraguay”, obedece al mismo plan intervencionista que viene implementando el nefasto Imperio, y trata de reeditar el golpe de Estado que promoviera en contra del Presidente Hugo Chávez.

“¡Qué casualidad! El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, General John Kelly, declaró recientemente que el Pentágono invadiría a Venezuela, si se lo pidieran la ONU o la OEA”, resaltó Valero.

Dijo el vocero bolivariano que la declaración injerencista contra Venezuela, que fue rechazada en forma aplastante, buscaba sabotear al diálogo amplio e inclusivo que ha propuesto el Presidente Nicolás Maduro Moros.

Valero tildó de irresponsable la intención del Departamento de Estado y sus acólitos de obstruir las labores de facilitación de UNASUR para impulsar el diálogo en Venezuela.

“¿No sabe el Imperio -preguntó el embajador venezolano-, que el ex presidente de Colombia, Ernesto Samper, ha nominado como facilitadores del diálogo a los ex presidentes Rodríguez Zapatero; Leonel Fernández, y Martín Torrijos?

“Lo que persiguen Estados Unidos, sus aliados y lacayos, es sabotear el diálogo propuesto por el Presidente Maduro, quien ha hecho reiterados llamados a un diálogo amplio e incluyente, que canalice las diferencias políticas y coadyuve a superar los problemas creados por la guerra económica que implementan en Venezuela factores nacionales vinculados a Estados Unidos”, agregó.
Valero lanzó esta interrogante: “¿Con qué moral el gobierno de Estados Unidos, que ha cometido tantos crímenes de guerra y de lesa humanidad en el mundo y que ha asesinado a millones de inocentes en Asia, África y América Latina, se atreve a hablar de derechos humanos?”.
Al referirse al papel de “tonto útil” que jugó el gobierno paraguayo, Valero subrayó: “Es deplorable que un país latinoamericano asuma la función de mandadero de los bastardos intereses imperiales que pretenden destruir el sueño bolivariano de la Patria Grande”.
Adicionó enfáticamente que el gobierno que circuló “la infeliz declaración contra Venezuela es presidido por un condenado de la justicia de su país por delito de estafa. Y también es señalado como capo del contrabando y aparece reseñado en los expedientes de la DEA”.

Amplio respaldo a la patria de Bolívar y Chávez

Valero celebró que los países que adhieren honestamente los principios fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas hayan elevado su digna voz, y brindado tan abrumador respaldo a la patria de Bolívar y de Hugo Chávez.

“Los planes intervencionistas contra Venezuela han naufragado en este Consejo”, sentenció.

El vocero bolivariano invitó a rechazar la utilización de los derechos humanos como instrumento para satanizar gobiernos de países en desarrollo.

“La abrumadora mayoría de los países del mundo ha condenado la politización de las labores de este Consejo y ha reivindicado la dignidad de los derechos humanos” proclamó Valero.
Al reflexionar sobre el noble papel que debe jugar el Consejo de Derechos Humanos, el embajador venezolano reafirmó el firme compromiso del Gobierno de Nicolás Maduro con el diálogo genuino y la cooperación, para promover y proteger tales derechos.
Concluyó su discurso expresando: “Digamos no al vasallaje, al servilismo y a la dominación imperial. Digamos sí a Ia soberanía, a la independencia y a la dignidad de los pueblos”.

En esta sección

Día 32 del Hambre. El sionismo se ha propuesto asesinar a los prisioneros y prisioneras de Palestina. ¿Qué va a hacer la ONU?Más de 100 organizaciones denuncian que oposición venezolana está exportando su violencia callejera al estado españolEl Partido Comunista de España denuncia retención violenta del personal de la Embajada de VenezuelaMario Isea Bohórquez: “Están tratando de exportar la violencia”La CELAC entierra a la OEA. ¡Atención!: El imperio mastica su derrota y su venganza

Del autor/a

Más de 100 organizaciones denuncian que oposición venezolana está exportando su violencia callejera al estado españolNota aclaratoria sobre la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente en VenezuelaChavismo responde al fascismo español con acto masivo en barrio obrero de MadridAclaratoria de la Embajada venezolana en España sobre los últimos acontecimientos ocurridos en VenezuelaLa coacción y el terror es la regla que imponen EEUU y sus aliados a la estoica resistencia venezolana