El fascismo es el capitalismo en descomposiciónAnte el auge del fascismo necesitamos una respuesta de las organizaciones comunistas Sin duda será necesario un gran Frente Popular de la Izquierda para enfrentarse a los poderes económicos y a su perro de guerra, el fascismo.

André Abeledo Fernández 14/11/2016

"La fuerza del fascismo reside más que en nada, camaradas, en el hecho lamentable de la división de las fuerzas capaces de oponerse a su avance." (José Díaz Ramos).
Asistimos al auge del fascismo en Europa y el mundo, la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU es una muestra, también lo es el rebrote fascista en Francia, Holanda, Grecia, Austria, Ucrania, etc...Traducido además en sorprendentes resultados electorales que les dan opciones de poder llegar a gobernar donde aún no lo han conseguido.

Todo esto demuestra lo acertado del análisis de V.I. Lenin quien ya nos dejó dicho que "El fascismo es el capitalismo en descomposición".

Tras la derrotas del fascismo gracias sobre todo al esfuerzo y sacrificio de la URSS, Bertolt Brecht nos avisaba; “Señores, no estén tan contentos con la derrota de Hitler. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la Puta que lo parió está caliente de nuevo.”

El capitalismo siempre usa el fascismo como herramienta represora sembrando odio y miedo en momentos de conflicto social inminente. Algo que también Bertolt Brecht tenía claro; “Estar contra el fascismo sin estar contra el capitalismo, rebelarse contra la barbarie que nace de la barbarie, equivale a reclamar una parte del ternero y oponerse a sacrificarlo.”

Tengo claro que si en el campo de la izquierda no recuperamos el discurso de clase, si no somos capaces de tomar las calles, si no somos ejemplo consecuente para la clase obrera, si no somos capaces de ocupar el espacio que nos corresponde como única herramienta útil de la clase obrera para defender sus derechos y su dignidad, entonces el fascismo hará su trabajo, utilizará un discurso del odio y del miedo disfrazándolo de discurso obrero, de nacionalismo radical, de defensa de la soberanía nacional, para dirigir a las trabajadoras y trabajadores en el camino que desea la oligarquía, hacia el matadero.

Estoy convencido de que al fascismo solo lo puede combatir el comunismo, pues son dos ideologías antagonistas e irreconciliables que representan claramente la virulencia de la lucha de clases.

Sin duda será necesario un gran Frente Popular de la Izquierda para enfrentarse a los poderes económicos y a su perro de guerra, el fascismo, pero sin renunciar a nada, ni mucho menos a nuestro discurso, porque si lo hacemos inconscientemente estaremos entregando campo de acción de la clase obrera al fascismo.

"La fuerza del fascismo reside más que en nada, camaradas, en el hecho lamentable de la división de las fuerzas capaces de oponerse a su avance." (José Díaz Ramos).

No debemos moderar el discurso para ser políticamente correctos, debemos decir verdades como puños y ser vanguardia de la clase obrera, para ello es necesario participar organizadamente en todos los movimientos sociales y defender con nuestra voz nuestro modelo de sociedad basado en la justicia social con mayúsculas, el socialismo es la única alternativa a la barbarie capitalista, a la bestia fascista.

Debemos recuperar la esencia, sabemos que la lucha de clases continua plenamente vigente, que explotadores y explotados no tenemos los mismos intereses, que nuestro modelo de sociedad no puede construir sin destruir el modelo capitalista, que el peligro del fascismo es tan real hoy como desgraciadamente lo fue ayer.

En esta sección

Te leo porque estás vivoLos mercaderes de la memoria históricaEl significado de las palabras y el mono adivino Juan RequesenVenezuela: La Constituyente Va y es el escudo protector contra el fascismoIntervenciones humanitarias, muertos y refugiados

Del autor/a

Venezuela ante la razón cínicaSe cumplen 45 años de los asesinatos de Amador y Daniel mártires de la clase obreraTriunfo de la Revolución Cubana: un aniversario a celebrar por los pueblos del mundoEl actual "no a la guerra" en Siria, es un no hipócrita y tardío al servicio del Estado IslámicoAnte el auge del fascismo necesitamos una respuesta de las organizaciones comunistas