RedRoj@

La batalla por la veracidad La alternativa a la difusión de noticias sin comprobar su veracidad, no es reimplantar la censura, sino desarrollar el espíritu crítico por parte de los receptores y el rigor de los emisores.

Rafael Plá López 04/01/2017

Cuando decimos adiós al "pensamiento único" (de lo cual el Brexit y la victoria de Trump han sido muestras paradójicas) debemos enfrentarnos a la amenaza del pensamiento caótico.

Ciertamente, debemos felicitarnos de que Internet haya permitido romper el monopolio mediático controlado por las grandes corporaciones, y de que cualquier persona u organización pueda difundir ideas y noticias a través de webs, blogs o redes sociales. Pero ello ha venido acompañado de la difusión viralmente multiplicada de bulos e intoxicaciones. Podríamos poner muchos ejemplos, como los libelos de Inda contra dirigentes políticos alternativos, o uno especialmente peligroso, como el negacionismo del cambio climático del cual es un adalid quien ha sido elegido presidente de los Estados Unidos a pesar de obtener menos votos populares que su contrincante.

Con demasiada frecuencia, periodistas digitales difunden "noticias" sin comprobar su veracidad, contribuyendo así al caos informativo. Frente a ello la alternativa, naturalmente, no es reimplantar la censura, sino desarrollar el espíritu crítico por parte de los receptores y el rigor por parte de los emisores de información, contrastándola antes de darla por buena y difundirla.

Éste es un reto que tenemos todos los medios de comunicación de izquierdas y alternativos, y en primer lugar, por nuestra parte, el Mundo Obrero: haciendo buen periodismo tanto en papel como en Internet, contrastando las fuentes y dando la batalla por la veracidad debemos ganar la batalla por la credibilidad. Dicha batalla debe permitir establecer una nítida línea divisoria entre quienes difunden bulos y quienes nos esforzamos por transmitir información veraz, de modo que, sin perjuicio de dar cabida a la libre expresión de distintas opiniones, se facilite la contrastación entre ellas y con la realidad. Esa tarea es importante no sólo para aumentar el prestigio de nuestros periódicos, sino para contribuir a la formación de una ciudadanía crítica, capaz de pensar por sí misma, como única vía para conseguir que, en vez de falsear la realidad, podamos transformarla.

Publicado en el Nº 301 de la edición impresa de Mundo Obrero diciembre 2016

En esta sección

Un siglo entre dos veranosProyectos decoloniales Conferencia: Colonialidad e imperialidad en el sistema mundo, por Heriberto Cairo. UCMDependencia tecnológica en un país de desarrollo intermedio. EspañaCiberguerras

Del autor/a

CiberguerrasAportaciones para un partido de claseComunicación e incomunicaciónPrivacidad sí, privatización noMemoria y Amnistía