Escenarios

Crítica de teatroUn enfrentamiento clásico: Razón Vs Fe La discusión de fondo es clara, de un lado la figura de la ciencia y la razón y del otro el de la trascendencia y la fe.

Iván Alvarado 22/02/2017

Obra: La sesión final de Freud
Autor: Mark. ST Germain
Intérpretes: Helio Pedregal y Eleazar Ortiz
Dirección: Tamzim Townsend
Traducción: Ignacio García May
Producción: Fundación Universidad Internacional de la Rioja
Función: Sala Arapiles 16

Segunda temporada en Madrid de La sesión final de Freud, tras su estreno en la escena madrileña el 13 de enero de 2015. Nos encontramos ante una obra que merece ser atendida con detenimiento por una serie de elementos destacando entre ellos la invitación a la reflexión, algo de lo cual no andamos pródigos en la escena estatal.

La obra está ambientada en el fatídico 3 de septiembre de 1939, día en el cual, tras la invasión alemana sobre Polonia, Inglaterra le declara la guerra a la Alemania nazi.

Sigmund Freud recibe en el número 20 de Maresfiled Gardens en Hampstead (Londres), domicilio de Freud en el exilio tras la ocupación nazi de Austria, a Clive Staple Lewis, catedrático de Oxford que está en el momento álgido de su carrera y que es un apasionado de las novelas de aventuras como su amigo J.R.R Tolkien (ambos más que conocidos en la actualidad por sus obras “Las Cronicas de Narnia” y la saga del “Señor de los Anillos” respectivamente).

La obra, inserta en una cuidada escenografía que reproduce el despacho de Freud, cuenta además con una actuación memorable en la cual destaca la figura de Helio Pedregal, sin desmerecer a Eleazar Ortiz. Ambos actores son capaces de llenar la hora y media del montaje con un combate dialéctico que llega a ser frenético en algunos momentos.

La discusión de fondo es clara, de un lado la figura de la ciencia y la razón defendidas por Freud y del otro el de la trascendencia y la fe por parte de Lewis. Lo que para el primero no es más que una inculcación generacional y una superstición para el segundo es júbilo y satisfacción. La lectura psicoanalítica y materialista por parte de Freud que entiende que la existencia de dios es un mito frente a una lectura de un converso como Lewis que sostiene la figura de Jesús de Nazaret como hombre y como dios.

Pese a ser una discusión interesante para gran parte del público y que está interpretada de un modo magistral por ambos actores, la dramaturgia de la obra adolece de algunos guiños innecesarios que comienzan a aflorar en torno al momento vital de Freud, enfermo de cáncer en su fase final. Aunque la proximidad a la muerte es un momento crucial para muchos a la hora de plantearse la existencia de dios, es en el dolor, como ya rescatara Richard Attenborough en su biopic sobre C.S. Lewis Tierras de Penumbra, donde la trama de la obra comienza a girar en pos del joven.

Ambos personajes están impregnados de dolor por las pérdidas de seres queridos, haber vivido una guerra mundial, el exilio y estar en las puertas de una nueva guerra. Pero Freud además tiene un dolor físico real producido por el cáncer de boca que sufre. Es a partir de esta vulnerabilidad en la cual las tornas se van girando hasta el punto de cuestionarse como paciente el propio Freud, es en torno al dolor cuando el anciano se ve obligado a solicitar la ayuda de su antagónico y por el cual va decayendo como un atardecer hasta conceder la última claudicación ya a solas, sentarse a escuchar música clásica, algo que detestaba porque le conmovía sin una explicación racional, al igual que la propia idea de la existencia de dios, algo que no se puede explicar por la razón.

Pese a estas licencias volvemos a encontrar una obra interesante en la cartelera, fuera nuevamente de los circuitos más comerciales y que pese a su ligera inclinación de la balanza hacia la figura del converso nos muestra que es posible hacer un teatro interesante hasta con los temas más áridos.

Publicado en el Nº 302 de la edición impresa de Mundo Obrero enero 2017

En esta sección

Un siglo entre dos veranosProyectos decoloniales Conferencia: Colonialidad e imperialidad en el sistema mundo, por Heriberto Cairo. UCMDependencia tecnológica en un país de desarrollo intermedio. EspañaCiberguerras

Del autor/a

El fin de la violencia… intento frustrado de desobediencia civilNuevo intento de búsqueda de la felicidad desde la egología del serUn homenaje al militanteÚltimo tren a Treblinka...entre el horror y la esperanzaLa "solución final"