Garzón avisa que la 'Operación Lezo' enseña que "los corruptos son los que ponen a los fiscales anticorrupción" con una "complicidad" que obliga a hablar ya de "fiscalía por corrupción"

Izquierda Unida Federal 24/04/2017

El coordinador federal denuncia en la reunión de la Coordinadora Federal de IU que se celebra hoy que esta trama que ha llevado a prisión a Ignacio González “no es un suceso más, ni un caso más aislado” de corrupción el PP y apunta a que “nada de esto se hubiera podido hacer sin el concurso cómplice, aunque sea sólo por omisión, de Esperanza Aguirre, por eso exigimos también su dimisión”, lo mismo que los ceses de los fiscales general y anticorrupción.
(Madrid, 22 de abril 2017).- El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha realizado hoy un durísimo análisis de los casos de corrupción que asolan al Partido Popular, centrándose en el último estallado esta misma semana a partir de la denominada ‘Operación Lezo’, la trama de desfalco de dinero público del Canal de Isabel II, que ha llevado a prisión al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, junto a una red de familiares directos y cargos vinculados al partido de Mariano Rajoy y al ejercicio de su poder madrileño.

Durante la exposición de su informe político en la reunión que se celebra en Madrid de la Coordinadora Federal de IU -órgano de debate y dirección de esta organización, cuyos trabajos se extenderán hasta esta tarde-, Garzón denunció que este caso, “que no es un suceso más, ni un caso más aislado”, como le gusta justificarse a la dirección ‘popular’, sirve claramente para “sacar varias enseñanzas”. Entre ellas está que ahora ya se ha podido comprobar directamente que “los corruptos son los que ponen a los fiscales anticorrupción”, con una “complicidad” por parte del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, que lleva a decir que la hasta ahora prestigiosa Fiscalía Anticorrupción ha pasado a ser una “fiscalía pro corrupción”.

Garzón advirtió con indignación que a medida que se han conocido más datos de las actuaciones de esta trama corrupta se ha evidenciado también cómo “el PP ha sido protegido” por la Fiscalía General del Estado. De ahí que él mismo, en nombre de IU, exigiera ya el jueves pasado el “cese inmediato” de Maza. Lo hizo, entre otros motivos, por ser el responsable directo de nombrar a Manuel Moix como jefe de la Fiscalía Anticorrupción, un personaje al que “el corrupto principal de este caso (Ignacio González)” calificó en una conversación con otro destacado dirigente del PP nacional “como uno de los suyos”, semanas antes incluso de se confirmara su nombramiento.

El máximo responsable de IU tachó a Maza de “cómplice” de todo lo que está pasando, de ahí su sorpresa y crítica de que siga en el puesto al que le aupó para ejercer su labor el Gobierno de Rajoy, lo mismo que pasa con Moix, todavía al frente de Anticorrupción.

Pero siguiendo con las “enseñanzas” que se extraen de esta ‘Operación Lezo’ contra la sangrante corrupción del PP madrileño, Garzón aludió también a que “ninguno de estos procesos se hace sin el consenso y la participación de esas grandes empresas que forman parte de la oligarquía económica” de este país, la misma a la que se ha favorecido desde el poder y que se ha visto beneficiada por la política económica de imposiciones hecha por la crisis. Apuntó que esos empresarios “son los que no acaban nunca en la cárcel” y que hacen un trabajo “poco visible” del que se favorecen económicamente a costa de los intereses de la mayoría social.

Además, señaló a la “implicación directa y necesaria de un sector periodístico y de determinados grupos” vinculados a la comunicación, que “trabajan por el encubrimiento del delito” y que llegan incluso a coaccionar y amenazar a quien se opone a los intereses que comparten con algunos de quienes ostentan el poder.

“La corrupción en el PP no son casos aislados, afectan a su cúpula”, reiteró y ahí están los graves antecedentes en lugares como Valencia, Murcia, Baleares, pero también ya en Madrid. Sobre este último territorio valoró que “nada de esto se hubiera podido hacer sin el concurso cómplice, aunque sea sólo por omisión, de Esperanza Aguirre -ex presidenta de la Comunidad y del PP madrileños-; por eso hoy exigimos también su dimisión” de su cargo como portavoz ‘popular’ en el Ayuntamiento de Madrid, por ser “cómplice necesaria” de todo lo ocurrido.

Además de todo ello, en un análisis de calado más político, Alberto Garzón reconoció que le parecía “sorprendente” la “suavidad tremenda del PSOE al hablar de este caso”. Recordó también que desde el PP “ya no se habla de casos como el de los ERES de Andalucía” que salpica más directamente a la presidenta andaluza y candidata a las primarias socialistas, Susana Díaz.

Garzón encuentra un nexo de unión y una posible fecha como punto de partida de esta “alianza de intereses”, que no es otro que la votación de investidura a finales de 2016 de Mariano Rajoy para que pudiera repetir al frente del Gobierno. “En el PSOE son conscientes -dijo- de que Rajoy y el PP están en el Gobierno por sus votos y los de Ciudadanos”.

En esta sección

Condenamos la barbarie y el terror, mostramos nuestra solidaridad con las víctimas y el pueblo de CataluñaEntrevista a Carmen López Presidenta del Comité de Empresa del Call Center de Orange en OviedoMundo Obrero Radio inicia las pruebas para su emisión por InternetComunicado del PSUC Viu ante los hechos ocurridos en LLiça d’AmuntUn Partido organizado para transformar la realidad

Del autor/a

Garzón denuncia que la rebaja fiscal pactada por PP y C's dentro de su acuerdo sobre el techo del gasto es una "inmensa" mentira liberal contra las clases populares"La 1ª asamblea de activistas de IU del próximo sábado busca ser “un evento para fortalecer la actuación entre gente distinta que nos consideramos de izquierdas"Garzón arranca a Sánchez compromisos concretos sobre apoyo del PSOE a despenalización de la eutanasia y reforma electoralGarzón se compromete ante quienes lucharon con un coste altísimo contra el franquismo, a continuar esa lucha para mejorar esta democracia de mínimosGarzón señala que la pésima actuación de Bárcenas en el Congreso demuestra que el Partido de Rajoy y el que fuera su hombre de confianza tienen un pacto de silencio