Plano picado

Película Nocturnal Animals, de Tom FordLa venganza pintada en un cuadro

Juan Carlos Rivas Fraile 03/05/2017

Título original: NOCTURNAL ANIMALS
Título en España: ANIMALES NOCTURNOS
País, año: Estados Unidos, 2016
Director: Tom Ford
Guion: Tom Ford, basado en la novela de Austin Wright
Música: Abel Korzeniowski
Fotografía: Seamos McGarvey
Reparto: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon, Armie Hammer, Isla Fisher, Michael Sheen
Productora: Focus Features, Universal Pictures
Distribuidora: Universal Pictures International Spain
Estreno en España: 2 de diciembre 2016

Animales nocturnos estuvo en la carrera final de los Oscar pero no consiguió que Michael Shannon se llevara uno a Mejor actor de reparto. A Shannon le descubrimos en la serie Boardwalk Empire, donde encarnaba al puritano y retorcido agente de la Unidad de prohibición del Departamento del Tesoro, Nelson Van Alden, un registro turbio en el que se mueve como pez en el agua. Que destacara en un reparto tan coral habla bien del personaje, pero también de un intérprete que imprime un gran carisma a todo lo que cae en sus manos. Pero el interés de Animales nocturnos no nace en las aguas de estos concursos sino en el que despierta la figura del director Tom Ford -coleccionista de múltiples premios como diseñador de modas y director creativo de Gucci e Yves Saint Laurent- a partir de su anterior y única película, Un hombre soltero, protagonizada con éxito por Colin Firth, Julianne Moore y Matthew Goode.

Por si alguien no se hubiera dado cuenta de la clave de un filme cuyos dos planos de narración mantienen una fina línea de contacto, Tom Ford lo dibuja con letras bien grandes en un cuadro colgado en una pared: “Venganza”. No sabemos si ese plano tan explícito debe entenderse como desconfianza hacia la capacidad de discernimiento del espectador, pero en cualquier caso resulta una visualización demasiado evidente del motor del relato.

Amy Adams sufre en la pantalla con ese toque de distinción y clase con que lo hacía en La llegada de Villeneuve, lo cual es un atractivo indiscutible al que se suma el de otro gran sufridor Jake Gyllenhaal (quien por cierto también lo pasaba mal en otra película de Villeneuve, Prisioneros, 2013, por un motivo presente en las dos, el dolor de conciencia producido por el deseo de tomarse la justicia por su mano).

Con un sabroso aroma a las negruras de David Lynch, Ford le ofrece a Amy Adams un personaje carcomido por el recuerdo del error cometido cuando abandonó a su exmarido para escoger a un tipo guapo, atractivo y mucho más acorde con el alto nivel de vida que ella esperaba llevar. Del nuevo apenas nos cuenta nada en breves secuencias; del viejo sabremos que su sensibilidad y espíritu artístico resultaban muy seductores pero no bastaron para mantenerles juntos.

La novela que recibe Susan en su lujosísimo apartamento acristalado de las colinas de Los Ángeles encierra una sutil venganza de su amado y desatendido exesposo. La perturbadora y sangrienta historia que narra, secuestro y violación incluidos, altera el pulso de la lectora y revuelve sus vísceras hasta provocarle un profundo desasosiego que por momentos linda con las fronteras de la excitación sexual. Las carreteras secundarias y los caminos desérticos y polvorientos por los que transcurre la acción de la novela contrastan con la limpieza fría y aséptica del mundo elegido por Susan para vivir su profunda insatisfacción. En la ficción escrita en su páginas reina la pasión, la turbulencia, el crimen y la venganza. En su propio mundo, la impostura, el cálculo cínico, la insinceridad y el aburrimiento.

Hasta el desenlace, las dos líneas narrativas discurren paralelas en un nivel de diálogo mantenido a cierta distancia, pero atractivas ambas. El suspense bien administrado sufre sin embargo una interrupción brusca en el desenlace, como si le faltaran páginas a la novela que Susan estaba leyendo y algunas escenas al reencuentro en ciernes de Susan con su ex. La venganza del marido abandonado pone al descubierto la banalidad de la vida escogida por su mujer pese al lujo en que se envuelve, pero no consigue evitar un desequilibrio de peso respecto a la truculenta historia, mucho más poderosa, del policía moribundo y justiciero. La película concluye de forma no convencional, pero deja un poso de ligera decepción, como todo lo que se termina en anticlimax.

------

RECOMENDACIONES

MÚLTIPLE (Split). M.Night Shyamalan. 2016. Gran admirador de Alfred Hitchcock, Shyamalan parece cautivo de la fascinación por Psicosis a la que parcialmente nos remite sin salir muy bien parado del recuerdo.

ANÁLISIS DE SANGRE AZUL. Blanca Torres y Gabriel Velázquez. 2017. Extraño artefacto narrativo rodado en s8, que podríamos describir como un falso documental de apariencia científica y etnológica, pero con un trasfondo poético de mayor calado. Reportaje en días de cine: http://cort.as/v6R-

EL GUARDIÁN INVISIBLE. Fernando González Molina. 2017. Adaptación de la novela homónima, primera de la llamada Trilogía del Baztán, escrita por Dolores Redondo. Méritos industriales para un producto exclusivamente comercial. Reportaje en días de cine: http://cort.as/v6RB

BAJO EL SOL (Zvizdan). Dalibor Matanic. 2015. Tres historias de amor entre croatas y serbios a lo largo de tres décadas, entre 1991 y 2011, antes, durante y después de la guerra. Una esforzada y lírica mirada de superación del conflicto.

Publicado en el Nº 305 de la edición impresa de Mundo Obrero abril 2017

En esta sección

El PCE acoge con entusiasmo el documental sobre Marcelino CamachoPresentación del nº 235 de Nuestra Bandera: "Reforma o ruptura: la izquierda ante al actual fase política"Cita literaria-reivindicativa con Ánchel Conte, un comunista aragonés que escribe en aragonésVídeos de las jornadas "Gramsci: Un marxismo para el Siglo XXI. El pensamiento gramsciano ante el cambio social contemporáneo"Premios “Rey de España”

Del autor/a

La venganza pintada en un cuadroNacer, vivir, morir... en negroEl mundo en que vivimosComanches que defienden a banquerosNo disparen contra el premio nobel