La afilada punta del cálamo

Te leo porque estás vivo

José María Alfaya 18/07/2017

“Para sacudirse de la inercia de lo real, ya fuere en 1961 ya sea en el presente, no hay que apretar filas y poner letra a la música nacional sino salirse del rebaño y hablar sin rodeos. Los aprovechados tienen la larga costumbre de callar y medrar pero la democracia no se logra ni se mantiene sin el estímulo de las voces críticas aunque los aznares de ayer y de hoy ignore que, como dijo Luis Cernuda, `desvío siempre es mejor razón ante la grey´”.

(Juan Goytisolo, La gloriosa música nacional. Artículo publicado en El País).

“El panorama que traza de nuestro país de nuevos ricos, nuevos libres y nuevos europeos es devastador. La costa mediterránea española cubierta de grúas, andamios, chalets adosados, ladrillo y cemento. Zonas urbanizadas o a punto de serlo. Muerte del paisaje, de los olivares, viñedos y almendros. Especulación financiera de antes de la maldita burbuja. Un país colonizado por la corrupción y el capitalismo global…El espejismo de Misent es el de una sociedad que fue pueblerina y pobre hasta hace unos sesenta años. Una sociedad que ha pasado de la pobreza al boom turístico sin haber tenido tiempo de asimilar la brutalidad del cambio”.

(Juan Goytisolo, Homenaje tardío a Rafael Chirbes. Artículo publicado en El País).

Se ha muerto Juan Goytisolo y casi ni nos enteramos porque estábamos atentos a los fastos por la consecución de “la Duodécima” del Real Madrid, discursos de Cifuentes y Carmena incluidos, “sin salirse del rebaño”, que hubiera dicho D. Juan y hasta el Conde Don Julián, o hubiera cantado con acidez Georges Brassens.

Como yo tuve el placer de asistir al encuentro entre Chirbes y Goytisolo en Fez, en el lejano 1981, se me ocurre hacer un “tardío homenaje” a ambos, el primero amigo y el segundo admirado escritor.

No lo hago por evocar a dos personas y creadores tan singulares sino por subrayar su persistencia. “Te canto porque estás vivo, Camilo, y no porque te hayas muerto”, decía Carlos Puebla. Y Goytisolo sigue viviendo no sólo por su valor literario sino por la lucidez y actualidad de su mirada, escribiera en el pasado siglo o lo leamos en el presente.

Y mucho habrá que leer, más allá de lo que dan de sí los famosos (y escasos) 140 caracteres, porque nos hace falta. Daniel Bernabé nos lo advertía no hace mucho en un intenso texto titulado Fascismo gif. Cómo la ultraderecha se apropió de la cultura de internet: “Toda esta ola de pensamiento reaccionario en línea no se corresponde a una ideología ordenada, recogida en algunos textos teóricos, con algún tipo de sistema filosófico que la sustente o un partido concreto que la lleve al terreno de lo práctico. Es más bien un vertedero lleno de recortes del s.XX, un cajón de sastre del que se extrae lo más conveniente para paliar los terrores nocturnos del presente y los enormes vacíos que la desaparición de las identidades fuertes llenaban. Con la vaporización en el terreno de lo simbólico de la pertenencia de clase, no de las clases, hoy creemos poder ser cualquier cosa sin posibilidad real de serlo, una escisión dolorosa y frustrante”. Juan Goytisolo nos facilitaba el acceso a nuestras “Señas de identidad”. Te seguiré leyendo, Juan, porque estás vivo.

Publicado en el Nº 308 de la edición impresa de Mundo Obrero julio-agosto 2017

En esta sección

Cómo no dar una noticia. Paraperiodistas españoles ante la Constituyente venezolanaLa mentira, la ilegalidad y la violencia son la base del robo neocolonial en PalestinaCorea del Norte: el fuego, la furia y el miedoCaravana Abriendo Fronteras, destino Frontera SurLa hora y la vez de Venezuela

Del autor/a

Te leo porque estás vivoDesde el fondo de la asambleaReunionesI Encuentro de Canción de Autor en Castilla La ManchaCita literaria-reivindicativa con Ánchel Conte, un comunista aragonés que escribe en aragonés