Las elecciones a diputados para la Duma estatal de la Federación Rusa han sido más sucias y más ilegales que nunca. Esto lo demuestran las decenas de miles de irregularidades descubiertas a lo largo de la campaña, y es confirmado por los resultados del conteo paralelo de votos dirigido por el cuartel general electoral del Partido Comunista de la Federación Rusa. Todo ello nos da una base sólida para considerar los resultados de las elecciones del día 2 de diciembre de 2007 como nulos e inválidos.

El Partido Comunista de la Federación Rusa ha resistido el aluvión de mentiras y calumnias, y ha salido de las elecciones aún más fuerte y cohesionado. Ha fortalecido su autoridad, ha ganado más de medio millón de votos en relación a las anteriores elecciones al parlamento ruso y continuará trabajando por el poder del pueblo trabajador.

Estamos muy agradecidos a todos aquellos que, en las condiciones de presión sin precedentes, falsificación universal y desprecio a la legislación electoral, tuvieron el valor de dar sus votos a los candidatos del PCFR. Declaramos que seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestra mano para cumplir con nuestras promesas electorales.

No tenemos motivos para reprocharnos nada. Nos hemos mantenido honestos ante los votantes rusos. Hemos publicado nuestro Programa Electoral y hemos diseñado programas para varios grupos de población. Hemos hecho pública la composición de nuestro equipo ante el electorado. No nos hemos escondido tras otros en el curso de los debates en radio y televisión.

Hemos difundido y distribuido millones de copias de periódicos, octavillas, folletos y clips de audio y video. Hemos celebrado miles de mítines en los distritos electorales. El reconocimiento por esto ha de ser para todos los miembros del Partido Comunista y todos los simpatizantes del Partido, los que hicieron campaña y los que actuaron como observadores.

Hasta ahora, a nuestra sede han llegado más de un tercio de los protocolos en el sistema paralelo de recuento. Los resultados del recuento dan fe de claras manipulaciones en los resultados provisionales. Hemos recogido más de diez mil quejas. Hemos enviado más de 8.000 quejas ante varias instancias, entre ellas los organismos fiscales.

Estamos decididos a continuar con nuestro trabajo. Prepararemos y entregaremos los materiales a la Comisión Electoral Central de la Federación Rusa. Plantearemos ante el Tribunal Supremo de la Federación Rusa la cuestión de la anulación de los resultados electorales. Pero eso no es suficiente.

Es obligación de todo militante del Partido Comunista y de todo ciudadano de la Federación Rusa el defender los verdaderos resultados de la votación. Por ello hacemos un llamamiento a todos los que abrigan los ideales del verdadero papel del pueblo para que apoyen las protestas populares y tomen parte en una acción de protesta a nivel nacional el día 22 de diciembre. Hacemos un llamamiento a unirse a las filas de los campeones de la democracia y del poder del pueblo trabajador.