Pushpa Kamal Dahal, máximo dirigente del Partido Comunista del Nepal (Maoista) y más conocido en su país por su nombre de guerra (Prachanda) es actualmente el Primer Ministro de Nepal, elegido por el 80% de los votos de la Asamblea Constituyente. Y la segunda fuerza del gobierno es el Partido Comunista del Nepal (Unión Marxista Leninista). De estos hechos los medios masivos de comunicación en España se han hecho escaso eco: no parece ser noticia que los comunistas estén gobernando un Estado con 28 millones de habitantes. Desde luego, es una noticia que no les interesa difundir. Quizá porque no encaje en sus tesis de la obsolescencia del comunismo. O quizá porque los maoístas nepalíes todavía continúen en la lista norteamericana de organizaciones consideradas terroristas, tras una larga lucha guerrillera contra la monarquía nepalí.

Un largo proceso
La formación del actual gobierno ha sido el resultado de un largo proceso. Después de que en febrero de 2005 el rey Gyanendra disolviera el Parlamento, los siete partidos parlamentarios promovieron un levantamiento popular en las ciudades apoyado por el PCN(M) desde el campo, con manifestaciones masivas hasta conseguir la restitución del Parlamento en abril de 2006. El nuevo gobierno emanado del Parlamento y el PCN(M) firmaron en noviembre de 2006 un alto el fuego que puso fin a la lucha guerrillera y acordaron convocar elecciones a una Asamblea Constituyente. En abril de 2008 se realizaron las elecciones a la misma, resultando el PCN(M) la fuerza más votada, con 220 de los 575 escaños elegidos.

El 28 de mayo la Asamblea Constituyente abolió la monarquía, proclamando una República Federal Democrática. Pero un acuerdo del PCN(UML) y el Partido del Congreso de Nepal (NC) eligió como Presidente a Rambaran Yadav, dirigente del NC, frente al candidato del PCN(M) (Prachanda). Pero finalmente se llegó a un acuerdo del PCN(M), el PCN(UML) y el Foro de los Derechos del Pueblo Madhesi (FDPM), más otras fuerzas menores, como el Frente Popular de Nepal, el Partido Comunista de Nepal (Marxista-Leninista) y el Partido Comunista de Nepal (Unido), para elegir a Prachanda como Primer Ministro y formar un gobierno encabezado por los maoístas.

En este proceso, el PCN(M) priorizó el objetivo de terminar con la monarquía y establecer una República, proclamando su acatamento de la voluntad popular expresada en las elecciones y defendiendo una vía socialista con una pluralidad de partidos políticos.

En Nueva York: de «terrrorista» a la ONU
El 26 de septiembre Prachanda acudió a Nueva York para intervenir ante la Asamblea General de la ONU en representación de Nepal, y posteriormente habló a una audiencia mixta de intelectuales, nepalíes expatriados y gente de izquierdas en una charla auspiciada por el Instituto India-China de la New School University, dándole ocasión de expresar la historia y la posición de su partido.

El camarada Prachanda explicó que el PCN(M) ha intentado entender las lecciones del movimiento comunista internacional y de las revoluciones y contrarrevoluciones del siglo XX. Revisó brevemente la historia de la guerra popular en Nepal que empezó en 1996 después de que el gobierno nepalí reprimiera violentamente manifestaciones de masas. El PCN(M) trabajó para explicar al pueblo que no se oponían a un cambio pacífico, pero que todos los caminos habían sido cerrados haciendo necesaria la lucha armada.

Después de 5 años de guerra civil, el PCN(M) se embarcó en una seria discusión interna de las lecciones de las revoluciones previas, incluyendo la revolución socialista en Rusia. De resultas de dicha discusión adoptó la tesis de que bajo el socialismo debía existir un sistema multipartito y competición política.

Consideraron que ello es lo que Lenin hubiera hecho si hubiera vivido otros 5 ó 10 años, en el proceso de intentar construir las bases para una economía socialista en Rusia, y que Lenin no habría seguido el mismo camino que Stalin, que tuvo «serios errores en su entendimiento de la filosofía y el materialismo dialéctico», según Pracanda.

A raíz de dicha discusión interna, el PCN(M) inició negociaciones con el gobierno nepalís, pero éstas no fueron exitosas porque el gobierno no acordó unas condiciones mínimas para una Asamblea Constituyente.

Afirmando que la revolución democrática debía ser completada para llevar a cabo la revolución socialista, Prachanda explicó que la monarquía había jugado un papel muy importante en cómo la revolución se desarrolló a través de su estupidez e intransigencia. El resultado fue un entendimiento entre la guerra popular y otros partidos involucrados en la lucha de masas, populares y democrático-burgueses.

Prachanda comentó sobre la «confusión de alguna gente» cuando los maoístas se convirtieron el partido dirigente en Nepal. Dijo que el mandato del gobierno dirigido por el PCN(M) consistía en tres tareas:

1. Diseñar una nueva Constitución.
2. Llevar a cabo el proceso de paz, mediante la «rehabilitación e integración» de la guerrilla en las fuerzas armadas
3. Iniciar un nuevo desarrollo económico.

En la clausura de los Juegos Olímpicos en Beijing, Prachanda intentó transmitir que estaban haciendo un gran experimento, no sólo para Nepal, no sólo para el Sur de Asia, sino para todos los pueblos del mundo. Que los comunistas somos más flexibles y dinámicos. Que intentamos desarrollar nuestra ideología de acuerdo con nuevas condiciones y que entendemos la dinámica del cambio.
Recordando que sólo hacía tres años que había sido etiquetado como terrorista por los EE.UU. y tenía un precio por su cabeza, y que el PCN(M) aún está en la lista de organizaicones terroristas de los EE.UU., Prachanda bromeó sobre que los líderes de EE.UU. eran los verdaderamente «sectarios y dogmáticos», no los comunistas. Y agradeció a la audiencia por la oportunidad de dirigirse a los «socialistas de EE.UU.»

Más información:
Gobierno comunista en Nepal. Ernesto Carmona. Revelión