El PCE ha querido homenajear a la científica polaca Marie Curie (Maria Salomea Sk?odowska-Curie, Varsovia, 1867 – Passy, 1934), con motivo de los centenarios del Instituto de la Radiactividad de Madrid, el Instituto del Radio de París y el Instituto del Radio de Varsovia, mediante un coloquio este viernes en el marco de la 37º Fiesta del PCE, con un coloquio sobre su figura y la situación de la mujer en la ciencia y la investigación en España.

El coloquio ha contado con la presentación por parte de Maite Mola, física y profesora de secundaria, que forma parte del comité  permanente del PCE, que fue secretaria de mujer del partido y que actualmente es vicepresidenta del Partido de la Izquierda Europea (PIE) y lleva los temas internacionales del partido junto a Juan de Dios Villanueva, de la figura de Marie Curie desde la perspectiva feminista y científica. Maite ha hablado un poco sobre la vida de Curie, destacando «la suerte que tenemos de que hubiera sido de origen humilde» porque en cierta manera la salvó, en su Polonia natal, de tener una dote para que su familia la hubiera casado impidiendo su carrera profesional». Para Maite, Curie fue una feminista práctica, castigada con no formar parte de la Academia de Ciencias francesa por ser mujer, a pesar del Nobel y sus investigaciones, ya que con su trabajo demostró que se podía cambiar la sociedad. De hecho siempre se negó a firmar manifiesto ni declaración pública alguna.

A continuación Salce Elvira, la histórica sindicalista de CC.OO. que actualmente lleva el Área confederal de I+D+i en el sindicato nos ha explicado cual es la situación de abandono a la que el gobierno tiene a la ciencia y la investigación, haciendo mención al plan de movilizaciones que desde el sector se está planteando para este otoño. En su intervención Salce ha demostrado con cifras contundentes que en aquellos países donde hay inversión en investigación, tanto en el sector público como privado, las cifras de empleo son muchísimo más altas.

Para cerrar la primera parte del homenaje, Alicia Durán, profesora de investigación del CSIC en el Instituto de Cerámica y Vidrio -que cumple en 2014 su 50 aniversario- y militante de IU y CC.OO, ha hecho una presentación detallada y con perspectiva histórica del papel de la mujer en la investigación y la ciencia en España, denunciando los problemas y trabas que suponen para la mujer poder emanciparse como investigadora en nuestro país, en una situación de auténtico «techo de cristal» que impide que las investigadoras y científicas puedan llegar a ocupar puestos de relevancia en universidades y centros de investigación como el propio CSIC, donde Alicia ha contado que la posiblidad de plantear desde el sindicato un auténtico plan de igualdad que permita superar este estado de cosas se encuentra con la indiferencia y falta de apoyo por parte de la dirección y por ende del gobierno.

Alicia ha intervenido indicando que a  pesar de que las mujeres suponen más del 50% de las estudiantes de ciencias y tienen mejores expedientes y currículos que sus compañeros, el porcentaje de investigadores es inferior al de hombres y casi no hay catedráticas universitarias en,ramas de la ciencia. Margarita Salas y Pilar Valles son las únicas mujeres entre 54 académicos de la ciencia y Carmen Maroto la única en la Academia de Medicina. Así mismo, Alicia ha hecho hincapié que una de las razones de esta situación puede ser que la mayoría de los tribunales de oposición y del ámbito universitario están compuestos por hombres. Mientras que sus colegas mujeres no tienen tiempo libre, precisamente porque llevan el peso familiar y doméstico, para poder quedarse «a tomar unas copas» donde se tejen las redes que luego sirven para que los Old Boys Class se conozcan y se promocionen unos a otros. Un hecho que demuestra esto, tal y como ha explicado Alicia, es que desde que en el CSIC por un acuerdo sindical los tribunales de acceso al Centro son paritarios, el porcentaje de mujeres investigadoras con plaza ha aumentado hasta el 24%, simplemente porque ahora los currículos de estas compañeras se leen, cosa que antes sus colegas hombres no hacían. Y son aprobadas por unanimidad, hombres incluidos.

En palabras de Alicia, «los límites a los que se ven sometidos las mujeres en la ciencia, como en los otros ámbitos, no son profesionales  ni técnicos, si no sociales». Para acabar, sobre el título del coloquio ¿Cambiar las mujeres o cambiar la ciencia? Alicia ha insistido en que no puede ser que haya que elegir entre la vida profesional y la personal, por tanto hay que cambiar la ciencia y la sociedad, no a las mujeres.

Maria Curie fue una física, matemática y química polaca, nacionalizada francesa. Pionera en el campo de la radiactividad, fue, entre otros méritos, la primera persona en recibir dos Premios Nobel en distintas especialidades, Física y Química, y la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París. Marie Curie y Pierre Curie, estudiaron la radioactividad descubriendo dos nuevos elementos químicos radiactivos con aplicaciones prácticas, al principio en medicina, como el polonio y el radio.

Marie Curie tuvo dos hijas, una de ellas Irène Joliot-Curie (París, 1897 – ibídem, 1956) fue una física y química francesa, galardonada como su madre con el premio Nobel de Química en 1935, y militante del Partido Comunista Francés (PCF), algo de lo que sus dos hijos, ambos reputados investigadores y presentes en varios actos que han tenido lugar en Madrid en el homenaje a Marie Curie en el CSIC este año, han reclamado con orgullo.

El Instituto de Radiactividad de Madrid, creado en 1910 y en funcionamiento hasta 1940, tuvo su origen en el Laboratorio de Radiactividad (1903). El Instituto del Radio de París, Instituto Curie, fue fundado por Marie Curie y Claude Régaud en 1914 y estuvo dedicado desde su creación al tratamiento médico del cáncer. El Instituto del Radio de Varsovia fue creado por iniciativa de Marie Curie y fundado en 1932 en colaboración con el gobierno polaco. Actualmente es el Instituto de Oncología Maria Sklowdoska?Curie, un centro especializado en el tratamiento contra el cáncer en Polonia.