El Encuentro de Bruselas del Partido de la Izquierda Euroepa con el Foro de Sao Paulo es parte de una serie de reuniones e iniciativas de cara a fortalecer los vínculos basados en el trabajo conjunto sobre temas y cuestiones que las organizaciones políticas y de nuestros pueblos están desarrollando.

Este trabajo conjunto permite la búsqueda de la convergencia a partir de lo concreto. Esto no es una relación formal.

Las relaciones entre América Latina y la Unión Europea nos afectan principalmente como entidades políticas regionales. Temas de gran importancia son discutidos y negociados entre la UE y los países de América Latina. Estas negociaciones no están alejadas de las batallas realizadas por el PIE: la competencia entre nuestras economías y el desarrollo de nuestros territorios, la forma en que se llevarán a cabo los tratados entre las dos regiones, saber si los acuerdos comerciales-que se han firmado o se firmarán- reforzarán el poder de transnacionales o si finalmente van a permitir a nuestros pueblos introducir una relación de cooperación y complementariedad.

Estamos convencidos de que podemos y debemos actuar para influir, como fuerzas de la izquierda transformadora, en el futuro de esta relación que es objeto de debate en el marco de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y de la CELAC. Podemos hacerlo mediante el avance conjunto de las propuestas, señalando cuestiones de importancia crítica, dirigiéndonos al conjunto de nuestras sociedades y trabajando en la convergencia con otras fuerzas políticas y sociales.

Hay sujetos demasiado serios para dejarlos de lado o tratarlos ligeramente, como a menudo pasa en estas cumbres. Es nuestro deber condenar las graves violaciones de derechos humanos en países en los que la UE quiere abrir la posibilidad de nuevos mercados. Tenemos que apoyar las propuestas hechas por los gobiernos y las fuerzas progresistas en estos temas, como también en la nueva arquitectura financiera, la reforma de las instituciones internacionales, las Naciones Unidas, la lucha contra el cambio climático y también aportar soluciones a problemas como el hambre, incidiendo sobre el desafío prioritario de la soberanía alimentaria.

El Foro de Sao Paulo y el Partido de la Izquierda Europea debatieron acerca de la paz, el multilateralismo, el desarme y los derechos de los pueblos, entre otros temas.

Esta reunión marca un punto importante para avanzar en la búsqueda de la convergencia entre las fuerzas de la izquierda transformadora y nuestros pueblos. A menudo libramos las mismas luchas en nuestros propios países, como hace el PIE en Europa junto al gobierno griego y SYRIZA, y con la preparación del Foro Europeo de las Alternativas que se celebrará en París los próximos 30 y 31 de Mayo.

En el contexto de la globalización capitalista y la crisis sistémica del capitalismo, estamos ante la necesidad de darle una dimensión que trascienda el nivel nacional y regional para darles más fuerza y eficacia a nuestras luchas y propuestas.

El encuentro concluirá con una declaración conjunta, prolongando así relación consolidada con los años.