Desde enero del 2005 la Izquierda Europea rinde homenaje cada año a los mártires marxistas ante su Mausoleo de Berlín. A primera hora de la mañana, en el segundo domingo de enero, desde las 8.30 desfilan miles de personas con sus dos claveles rojos para depositarlos ante sendas losas conmemorativas. En este contexto se aprovecha la reunión del Comité Ejecutivo del Partido de la Izquierda Europea (PIE) en Berlín para canalizar el homenaje de la izquierda europea a las dos figuras revolucionarias alemanas clave del pensamiento y acción comunistas. La presencia nutrida de más de 50 representantes europeos, desde Moldavia a Portugal, desde Finlandia a Chipre o Turquía, acompañó a Lothar Bisky, el Presidente del PIE, y a Graziella Mascia, Vicepresidenta, así como a destacadas figuras de la izquierda alemana, del Partido estrella Die Linke, con Gregor Gysi, Hans Modrow, Christianne Reymann, Helmut Scholz, Helmut Markow, Gaby Zimmer, Wolfgang Goerhke, etc.

Este año, como en otros anteriores, destacó la representación del PCE con su Secretario General a la cabeza, Francisco Frutos, acompañado por Maite Mola, José Luis Centella y Pedro Marset.

A pesar del frío matutino, algo menor que en ediciones anteriores, la música de réquiem, profunda, llenaba el recinto, envolviendo a todos y cada uno de los que pasaban emocionados y respetuosos ante el Mausoleo. El acto constituye todo un acontecimiento en Alemania, algo así como la apertura del escenario político anual en la vida del país, por lo que no podía faltar una nutrida presencia de los medios de comunicación tomando nota del homenaje. Este año con marco general de aplicación de las medidas neoliberales del gobierno de gran coalición, entre la democracia cristiana y la socialdemocracia, que supone precariedad laboral, recorte de prestaciones sociales, privatizaciones, implicación agresiva en la política belicista de Estados Unidos en el mundo, etc.

A partir de las 10 de la mañana se inició la tremenda manifestación de miles de personas por las grandes avenidas de Berlín encaminadas hacia el Mausoleo. La llegada al recinto funerario supone adentrarse en un espacio de izquierdas con todo tipo de casetas en las que aparecen desde los escritos de estas dos figuras ejemplares de la lucha alemana por el socialismo, hasta las muestras de solidaridad y apoyo a todos los procesos emancipatorios del mundo. Se convierte el homenaje en una fiesta de la solidaridad y el socialismo.

* Responsable Europa, PCE