Mundo Obrero: La primera es una pregunta de carácter personal ¿Cuál es tu sensación al haber sido reelegido diputado en esta nueva composición del Parlamento Europeo?
Willy Meyer:
A nivel personal para mí ha sido la campaña más dura de las que he participado, y han sido ya muchas, porque personalmente sabía los que nos jugábamos, y me exigí un mayor compromiso. Hemos salvado al final este resultado con el que mantenemos la representación electoral, a pesar de haber perdido unas décimas. La organización ha valorado el resultado como una posibilidad para abordar ya los siguientes retos en mejores condiciones. El GUE va a tener un gran trabajo porque el Parlamento Europeo es un parlamento eminentemente conservador.

MO: ¿Cuál es tu valoración del nombramiento de Lothar Bisky como Presidente de nuestro Grupo Parlamentario Europeo y de la composición de las Vicepresidencias (porque hay componentes que están dentro del GUE y que no están en el PIE). Finalmente ¿qué modelo de Partido de la Izquierda Europea consideras tú que es el adecuado para el futuro?
WM:
Yo defendí la propuesta de Lothar Bisky. Es verdad que tiene el listón muy alto, porque Francis Wurtz ha sido un Presidente que ha hecho un trabajo magistral desde el punto de vista parlamentario y de la coordinación de la diversidad del GUE. También he valorado y he apoyado las vicepresidencias del GUE. Me parece que era muy importante apostar por la pluralidad incorporando por primera vez al AKEL de Chipre, sobre todo porque la cuestión turca en estos cinco años va a ser clave. Lothar Bisky lo más probable, y yo lo voy a aconsejar, es que deje de ser presidente del PIE, porque creo que es incompatible ser presidente del GUE y del PIE e imagino que en los próximos meses abordaremos la sustitución de Lothar por otro compañero o compañera. En relación al PIE, creo que estas elecciones deben abrir una reflexión en la izquierda alternativa y también en el propio GUE, porque indudablemente la escisión de Refundazione Comunista ha sido un drama. Si no se hubiese producido esa escisión hoy los compañeros de Refundazione Comunista tendrían al menos cinco o seis diputados. Y en Francia de haber ido conjuntamente Izquierda Anticapitalista y el Frente de la Izquierda, se habrían sacado 12 diputados, y la derecha francesa hubiera perdido 3.
Y finalmente, nosotros, IU, el PCE y Esquerra Unida i Alternativa, los tres componentes, cuando se formó el Partido de la Izquierda Europea, advertimos en la Asamblea Constituyente que conformábamos un partido por imperativo legal, porque la normativa europea para que las fuerzas políticas reciban subvenciones así lo exige. Pero el PIE debía ser un movimiento político y social como es Izquierda Unida ¿para qué?, para que no nos pongamos límites. Porque un partido tiene una ideología y por tanto cierra posibilidades, y un Movimiento es una cosa muy amplia en la que cabe todo el mundo. Tendríamos que hacer esta reflexión para abrir el PIE y que esté toda la Izquierda Alternativa que hoy no está.

MO: Tú has jugado un papel importante en torno a la relación con América Latina en tu papel de Vicepresidente de la Asamblea de América Latina y de Europa ¿Cómo ves el futuro de los procesos revolucionarios, de cambio y transformación que se están dando en algunos países?
WM:
Efectivamente he estado como Vicepresidente de la Asamblea de América Latina y de Europa, y creo que la izquierda europea, que siempre hemos sido muy dados a dar lecciones a todo el mundo, a los asiáticos, a los africanos, ahora tiene que invertir la marcha, escuchar y aprender de América Latina y Caribe. Porque ese continente, en primer lugar, está dando señales inequívocas para hacer una integración regional. Nosotros comenzamos nuestra integración regional poniéndonos de acuerdo en intervenir la economía del acero, del carbón y ellos tanto desde gobiernos socialdemócratas, como más a la izquierda, o más al centro, también están empezando a abordar la integración regional de América Latina interviniendo la economía, es decir, poniendo todos los recursos naturales al servicio del interés general. Toda la izquierda de América Latina que está llegando al poder, la última en el Salvador con el Frente Farabundo Martí, nos obliga a la izquierda Europea a aprender dos cosas: 1ª que hacen falta relaciones flexibles. El Foro de Sao Paulo es un ejemplo de lo que comentábamos antes, donde está desde la ex-guerrilla a la social democracia, todo ese campo de fuerzas que se declaran claramente en contra del capitalismo, en contra del imperialismo y nosotros tendríamos que hacer algo parecido. La 2ª es la capacidad de comunicación con los movimientos sociales y con los ciudadanos, con una red muy flexible, que existe y que les permite tener una permanente relación con todo lo que se mueve en la sociedad. Esto nos falta en Europa y allí donde se da, proporciona muy buenos resultados, por ejemplo en Portugal. Si tenemos el 21% de voto será por algo; si en Chipre tenemos más del 30% es porque hay un relación permanente con la sociedad y esto es lo que nos falta en España y en la mayoría de la Izquierda Europea.

MO: Desde la izquierda nos preocupa la situación de África, hay quien dice que es el continente olvidado, se les están esquilmando los recursos naturales y explotando a los seres humanos. ¿Qué se puede hacer desde el Parlamento Europeo para que vaya cambiando esa situación?
WM:
Se puede hacer mucho, estamos hablando de un continente con 900 millones de personas de los cuales más de la mitad viven en condiciones de extrema pobreza y la otra mitad vive sin agua potable, sin acceso a las vacunas más elementales, con una tasa de SIDA que golpea al 75 % de la población y la mayor parte está concentrado en África. Desgraciadamente, según Naciones Unidas, en los últimos 10 años se ha empobrecido todavía más este continente.
Los objetivos del milenio para Africa es llegar al 2015 habiendo resuelto el problema del hambre. Y sin embargo el director general de la FAO ha advertido en el mes de enero que al ritmo de las ayudas que se están dando desde los países contribuyentes, sobre todo desde la Unión Europea que ha rebajado la ayuda al desarrollo, ese objetivo no se va alcanzar hasta el 2150. Y decir eso, es decir que la Unión Europea y el Parlamento Europeo tienen que ser muy exigentes con sus estados miembros en el cumplimiento estricto del 0,7%, para que efectivamente podamos resolver esta tragedia humana. De no resolverla, es el pez que se muerde la cola, emigración y fronteras a la misma en la Unión Europea, lo que conlleva muertes en el Estrecho, y encarcelar durante 18 meses a los sin papeles que escalan el muro. Es decir, un modelo antisocial, que vulnera los derechos humanos. Hay que dar ayuda a África. Las multinacionales europeas no pueden ser cómplices de esta situación con los diamantes de Sierra Leona, interviniendo y vendiendo armas cortas a África. Todo eso es un campo de juego muy importante y que el Parlamento Europeo tiene mucho que decir.

MO: Palestina y Sahara son dos conflictos muy sentidos para la izquierda. ¿Qué pasos se han de dar desde el Parlamento Europeo para la consecución de un Estado Palestino y la realización de un referéndum en el Sáhara?
WM:
Nosotros desde el Parlamento Europeo vamos a pedir tanto a la Comisaria de Asuntos Exteriores y Vecindad como al Consejo Europeo que se congele el Acuerdo de Asociación con los Estados de Israel y de Marruecos. En la aplicación de su artículo 2, que es una cláusula que condiciona el Acuerdo de Asociación con ambos estados a la Cláusula Democrática. En ese artículo 2 se dice que el Acuerdo de Asociación se debe garantizar sobre la base del cumplimiento estricto del Derecho Internacional. Como ni el Estado de Israel ni el Estado de Marruecos cumplen el Derecho Internacional, se debe congelar [el Acuerdo] como medida de presión. ¿Para qué? para que efectivamente no queden impunes las permanentes agresiones a los ciudadanos palestinos. Al Estado de Israel le sale gratis cada vez que ataca y destruye toda la infraestructura civil del Líbano o la de Gaza, que tuve ocasión de ver con mis ojos.
Además de que la Unión Europea no sanciona, no congela, no rompe relaciones diplomáticas, después vamos a poner dinero para construir lo que ellos han destruido. Por tanto hay que acabar con esa situación y exigir desde la Unión Europea y desde la Política Exterior y la Política de Vecindad una política totalmente intransigente en relación a la falta de respeto del Derecho Internacional. Y demandar al Estado del Israel, que si no reconocen un proceso que culmina en el Estado Palestino como son los acuerdos de Annápolis; si se desdicen de lo que acordaron en Annápolis, nosotros no tendremos ninguna relación con Uds. Con Marruecos lo mismo. El Estado de Marruecos es un estado que está violando sistemáticamente los acuerdos y que está persiguiendo a los saharuis en los territorios ocupados, vamos a intentar resolver de forma efectiva y que el Parlamento se mantenga muy firme en la defensa de esos dos pueblos. Tanto con Maruecos como con el Estado de Israel, los liberal conservadores europeos no sólo quieren mantener el Estatus de Acuerdo de Asociación sino que además quieren elevar un trato preferente, es decir, premiarles, ¡esto ya sería el colmo!.

MO: ¿Qué puede cambiar tras la repetición del referéndum en Irlanda?
WM:
Yo creo que desgraciadamente en esta ocasión el pueblo irlandés ha sido chantajeado, porque no ha salido el Tratado y así lo he comentado con los compañeros del Sinn Fein y con la Izquierda de Irlanda. La que vale es la primera votación, lo que no se puede hacer es repetirla en contra de la voluntad del pueblo irlandés hasta que ganen. Eso nos va a obligar, en el marco de un parlamento muy conservador, a un mayor nivel de resistencia, a una capacidad de movilización, porque el Tratado de Lisboa blinda un modelo económico que es lo que ha permitido esta recesión y estos niveles de desempleo.

MO: Hoy en el Consejo Político Federal de IU se debate una propuesta de resolución realizada por el Secretario de Organización de Izquierda Unida con el tema de ICV, ¿Cuál es tu posición?
WM:
Mi posición es que, a diferencia de hace 5 años, tenemos un protocolo firmado por ambas organizaciones con el Secretario de Iniciativa per Catalunya, el Secretario General y el responsable de Organización. Un protocolo que nos obliga a ambas partes a adquirir compromisos en materia de finanzas, el discurso político y la conformación del mismo grupo. Indudablemente estamos ante un incumplimiento flagrante y claro de ese protocolo.
Mi posición política es muy sencilla esa coalición electoral nos vino bien a los dos, a IU y a Iniciativa per Catalunya, obviamente a Iniciativa le ha venido un poquito mejor porque si no llega a ser por nosotros no estaría en el Parlamento Europeo. Pero nosotros que somos una fuerza política muy unitaria entendíamos que se nos tenía que dar una oportunidad para después poder conformar un nuevo grupo político. Ellos han incumplido el acuerdo porque no están por formar parte del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea, y desde mi punto de vista, lo que se plantea es, como así lo marca la resolución, no ir dentro de cinco años en coalición electoral con Iniciativa per Catalunya. Aún así, como creo que lo que debe prevalecer aquí es el pragmatismo, sí nos interesa la coalición en aquellos casos que sí se comparte grupo político, que son las autonómicas catalanas, las municipales catalanas y el escenario de las Cortes Generales en el Congreso de los Diputados donde sí conformamos grupo político y por lo tanto ahí nos interesa a Izquierda Unida mantener la coalición.

MO: Sé que en esta pregunta me vas a decir que me adelanto mucho a los acontecimientos ¿Cuál consideras que es la prioridad en la línea de trabajo que debemos hacer en el Parlamento Europeo.
WM:
Bueno ahora mismo resistir a todo lo que se nos viene encima en cuanto a desmontar el estado social europeo. En primer lugar estoy convencido que dentro de muy poquito tendremos otra propuesta de Directiva de Tiempo de Trabajo. No sé si vendrán ahora con el capataz y el látigo, pero tal como vienen las cosas es posible que además de más horas se endurezca todavía mucho más todo lo que significan las privatizaciones. Y además tenemos el problema del desempleo. Creo que las cifras que estamos viendo no se conocían desde los años 30 en la Unión Europea y eso nos va a exigir a toda la Izquierda Alternativa elevar la voz, la capacidad de propuesta y de resistencia. Tenemos que hacer un gran esfuerzo en coordinación con los sindicatos que se quieran mover. Ya hay un fecha para este otoño convocada por la Confederación Europea de Sindicatos. Vamos a tener estas prioridades: la resistencia en relación a todo intento de desmontar el estado social.