Unidad popular para ganar Andalucía y después España. Esa reivindicación, que sobrevoló en cada uno de los actos programados durante la XXII Fiesta del PCA, celebrada en Córdoba entre el 1 y el 3 de abril, fue el centro de gravedad sobre el que también giró el mitin central del evento. El secretario general del Partido Comunista de España, Enrique Santiago, reivindicó esa unidad como “la mejor arma que tenemos los trabajadores y trabajadoras”, para cerrar el llamamiento del Partido a la construcción del Frente Amplio, desde el orgullo de clase y la convicción ideológica, pero también con la fuerza del feminismo, el papel del poder municipal y las alianzas con fuerzas sindicales y movimientos sociales.

El secretario general del PCE reivindicó el papel de los ministros y ministras comunistas para que “esta crisis no la vuelvan a pagar los trabajadores y trabajadoras” y manifestó que “si la derecha nos quiere fuera del Gobierno es porque somos motor de los cambios a favor de la clase trabajadora de nuestro país y porque somos la principal barrera para frenar su avance”. Ahora, en una tierra amenazada por la ultraderecha y que sufre las consecuencias de las políticas neoliberales y privatizadoras de la derecha, solo la unidad popular puede provocar un vuelco en Andalucía. En este sentido, Santiago recordó que el Partido Comunista andaluz “siempre ha estado a la vanguardia en la construcción de unidad, y ahora va a volver a estarlo”.

En la misma línea, el secretario general del Partido Comunista de Andalucía, Ernesto Alba, pidió a la militancia “firmeza ideológica y en nuestras posiciones, no doblarnos aunque las contradicciones escuezan”. Alba describió la tarea de construir la unidad como “la más digna y noble de los y las comunistas”, y recordó que las organizaciones políticas “somos fundamentales pero no podemos solas”. Por ello, “tenemos que intentar interpelar a la sociedad andaluza para construir un proyecto político con ambición de gobierno y basado en un programa y una propuesta política clara, desde el orgullo de clase y por una Andalucía libre”.

La secretaria del área feminista del PCA, Alba Doblas, señaló que el feminismo ha logrado en los últimos años los mayores hitos de organización y movilización social, y llamó a la implicación de todo el Partido para hacer frente a una ultraderecha que amenaza los derechos conquistados por las mujeres a lo largo de la historia. En esta línea, señaló que el proceso de unidad popular en el que se encuentra inmerso el PCA no puede dejar la lucha feminista en un segundo plano porque “el socialismo sin feminismo no será socialismo y el Frente Amplio no será sin las mujeres”.

Durante el mitin central de la XXII Fiesta del PCA también se abordó el rechazo de la organización a la guerra de Ucrania y la injerencia de la OTAN, así como el apoyo al Frente Polisario. La diputada andaluza de Unidas Podemos por Andalucía, Ana Naranjo, fue la encargada de abrir el acto agradeciendo su participación a los colectivos, asociaciones y simpatizantes presentes en el Arenal, representantes de “combates que también son los nuestros”, como la defensa de la Escuela Pública, la lucha contra las casas de apuestas o los desahucios, la recuperación de la Memoria Democrática o el apoyo al pueblo saharaui en momentos críticos como los actuales. Además, Naranjo reivindicó el papel jugado por las Alcaldías de Izquierda Unida como dique de contención contra la privatización de servicios públicos, especialmente en zonas rurales.

Por su parte, en representación de la Unión de Juventudes Comunistas, su secretario político en Andalucía, César Hoyos, destacó cómo “el paro y la precariedad son las señas de identidad de las jóvenes andaluzas, lo que nos impide desarrollar un proyecto de vida digna”, por lo que “estamos llamadas a construir con organización el arma para destruir el capitalismo y conquistar una vida digna”. Para ello, la UJCE “trabaja en cada barrio, en cada pueblo, en cada centro de estudios y en cada centro de trabajo”, porque “si el presente es de lucha, el futuro es de esperanza”.

Andalucía