¿Cuál es el principal objetivo que se marca EU en estas Elecciones Autonómicas?
«El principal objetivo de EU en estas elecciones no es sólo el de obtener representación parlamentaria, sino también el de participar de una alternativa de plural de gobierno de la izquierda y los nacionalistas ante la más que previsible derrota del PP, y lo de previsible no lo digo como recurso electoral. Ya en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 en Galicia la suma de votos PSOE, BNG, EU (921.280) fue superior a los resultados del PP (865.460), por lo tanto es muy posible que el PP pierda estas elecciones. Tan posible como deseable».

Estas elecciones se viven con expectación por ver si el PP acusa electoralmente el desastre del «Prestige», la invasión de Iraq… ¿cuál es la clave para derrotar al PP en Galicia?
«Evidentemente, las movilizaciones de una magnitud nunca antes vistas en Galicia, tanto por la catástrofe del Prestige como contra la Guerra de Irak, son el mejor indicador de una corriente de fondo que expresa un cambio profundo y mayoritario en la conciencia colectiva de la sociedad gallega. El discurso catastrofista del PP desde el 14-M no creo que les ayude a ganar votos porque son en gran medida un insulto a la propia inteligencia de sus propios votantes, o al menos de parte de ellos, que para nada perciben el panorama apocalíptico que a diario nos describen los dirigentes del PP y sus medios afines. Si a ello le añadimos el progresivo deterioro interno del PP en Galicia, expresión máxima del cual es la repetición de Fraga como candidato, ante la incapacidad, fundamentalmente por falta de hábitos democráticos, de afrontar con normalidad su sucesión sin que el partido le estalle en las manos entre los del birrete por una parte y los de la boina por otra, metáfora de los sectores tradicionalmente enfrentados de la derecha gallega, de la pija urbana y de la caciquil rural, la derrota la tienen al alcance de la mano y Fraga adelanta las elecciones antes de que el desgaste sea mayor».

BNG y PSOE han tenido la experiencia de los gobiernos municipales en cinco de las siete grandes ciudades gallegas. En concreto, han cogobernado en Ferrol, Vigo, Santiago, Pontevedra y Lugo. A la vista de los resultados ¿puede hablarse de alternativa real?
«Efectivamente, la alternativa es posible, otra cosa es si la alternativa es real. Me explico: yo creo que la mejor garantía de que desde la Xunta de Galicia se haga una política alternativa de lo que hasta ahora han sido las políticas de los sucesivos gobiernos autonómicos del PP, es que EU entre en el Parlamento gallego, que su presencia garantice un auténtico giro social en materia de empleo, políticas de vivienda, prevención de riesgos laborales, de integración de sectores tradicionalmente desfavorecidos, violencia de género, etc. y si tomamos como referencia los gobiernos municipales PSOE-BNG no es que sea precisamente alentador. Por otra parte tengo serias dudas de que a determinados sectores del PSOE, y estoy pensando en el alcalde de A Coruña, Paco Vázquez, les interese el que el próximo presidente de la Xunta sea Emilio Pérez Touriño».

El BNG viene sufriendo una importante pérdida de apoyo electoral desde 2001. En tu opinión, ¿cuáles son las claves de esta crisis y su posible repercusión en los resultados de EU-IU?
«Esta crisis tiene dos lecturas: una interna que tuvo su reflejo recientemente en la conformación de las listas de candidaturas y el enfrentamiento entre los sectores digamos oficialistas y el encabezado por Beiras. Evidentemente es un tema interno, como digo, el cual no puedo entrar a valorar. La otra lectura es la que tiene una dimensión externa y de la que toda la ciudadanía es conocedora, los resultados de los acuerdos de gobierno BNG-PSOE. Las expectativas creadas no respondieron a la realidad, a nadie se le escapa que en su actuación en el ámbito municipal el BNG perdió el norte de la izquierda. Dos ejemplos: Ferrol y Vigo, en la primera de las ciudades, entre otros muchos errores como la situación de endeudamiento del Concello, el BNG cambió su discurso ambiental apoyando por ejemplo la instalación de la Planta de Gas de Mugardos mientras que cuando estaba en la oposición denostaba su ubicación. En la segunda, el enfrentamiento entre BNG-PSOE tuvo sus consecuencias en que el BNG permitió que el PP obtenga la Alcaldía de la ciudad, o el apoyo que actualmente está dando a la modificación del Plan General de Ordenación Municipal. Estas cuestiones no se le escapan a aquellos ciudadanos que se sienten de izquierdas».

Existe un tema central de discusión entre los tres partidos institucionales durante los últimos meses: el llamado Plan Galicia. ¿Cuál es la visión de EU-IU respecto a este debate?
«El Plan Galicia fue presentado a bombo y platillo a consecuencia de la mayor catástrofe ecológica que vivió este país, la marea negra del Prestige. En su día surgió sin dotación presupuestaria y en él únicamente se recogían grandes obras de infraestructuras. A día de hoy el Plan Galicia sigue sin dotación presupuestaria. Y, aunque Galicia adolece de un déficit en sus comunicaciones, no debemos olvidar el momento y el porqué del Plan Galicia. El verdadero Plan Galicia cuenta con el apoyo de EU, el Plan Galicia de la inversión en puertos refugio, en remolcadores, en medidas anticontaminación, ese es el Plan Galicia que nosotros apoyamos».