Ya son más de cuatro millones de las almas, las que se encuentran en situación de desempleo en el primer trimestre de 2009, según la EPA (Encuesta de Población Activa), casi el doble que el primer trimestre del año 2008. El número de personas en paro ha superado las peores previsiones incluso del gobierno. El Ministro del Empleo daba por imposible esta cifra de desempleo, aunque desde IU, Cayo Lara, su Coordinador General, ha venido manifestando que era posible el crecimiento del número de parados a la vista de la profundidad de la crisis y de que las medidas aprobadas por el gobierno no han surtido el efecto que se esperaba, pues a juicio de IU, además de insuficientes, son erráticas para la creación de empleo. Como tampoco son adecuadas las que vienen realizando la derecha política y económica, que al amparo de la crisis quieren cargar contra la clase trabajadora el pago de los efectos de una crisis que ha generado ellos, recortando derechos y volviendo al medievo con propuestas ya superadas en el siglo XX. El XXI es el siglo de mantener los derechos y mejoras adquiridas y avanzar mejorando el bienestar social y un mejor reparto de la riqueza. Al grupo de Corifeos como el Presidente del Banco de España, Rajoy, Díaz Ferrán, el FIM y demás apóstoles del neoliberalismo, se ha sumado José María Aznar (ya le echábamos de menos). También en este charco quiere mojarse el hacedor de la última y desastrosa reforma laboral, otra más, que no han servido ni para crear empleo estable y de calidad, ni para mejorar las condiciones de la clase trabajadora que son en definitiva la de toda la sociedad.

Desde estas páginas de Mundo Obrero, hemos denunciado en reiteradas ocasiones la alta tasa de precariedad, del obsesivo control sobre los salarios, la política fiscal de carácter regresivo y los pingues beneficios – cuando no, obscenos- que venían obteniendo la banca y las grandes empresas, además, de la debilidad de nuestro tejido productivo y el excesivo peso del ladrillo y la especulación en nuestra economía, todo ello salpicado con brotes permanentes de corrupción, mientras se consolidaba un modelo económico de espaldas a la mayoría social y se codeaba con los ricos, con la clase pudiente de este país. De aquellos polvos vienen estos lodos. Las previsiones dicen que no se quedará aquí el número de desempleados, que aumentarán y que serán las PYMES, autónomos, inmigrantes y trabajadoras y trabajadores precarios los que más sufrirán sus efectos. Este 1º de MAYO saldremos a la calle y participaremos en las movilizaciones convocadas por los sindicatos con fuerza y con una idea, la necesidad de una gran movilización general en contra de los que se han enriquecido y han creado esta crisis. Las cifras ya son preocupantes, mas de un millón de hogares no tienen ningún ingreso, en concreto 1.068.400 familias en las que ningún miembro percibe ingresos familiares. Se acabó la quimera neoliberal como expresa Paco Frutos Secretario General del PCE, se acabó el sueño consumista y depredador del medio ambiente.

Es necesario un cambio radical, revolucionario, consustancial con los parámetros de la actual crisis y de la necesidad de un cambio en el modelo de producción, de consumo, financiero, de sociedad, es decir de modelo de civilización puesto que la crisis es del modelo global, a pesar de la imagen leve que aún nos muestran los medios de comunicación. Sí, leve, puesto que no profundizan en la situación real y nos muestran los graves conflictos de Asia y África como amortiguador de conciencias. El 7 de junio podremos decir en qué dirección queremos que vayan las reformas y las propuestas para cambiar la actual situación. En las elecciones europeas podremos manifestar nuestro rechazo y marcar al gobierno del PSOE y al PP que queremos una política de izquierdas para salir de la crisis, no solo en nuestro país, sino también en Europa y en el mundo. Y lo podremos hacer votando la candidatura de IU, de LA IZQUIERDA. Para nosotros la situación es tan grave que debemos tener amplitud de miras, no podemos relajar el trabajo y ni siquiera que se pueda condicionar el voto a la candidatura de IU, de LA IZQUIERDA, por alguna reciente acción de algún socio en algún gobierno tripartito de una nacionalidad de este país. No puede condicionar el apoyo y el trabajo de la militancia y de nuestra base social, para que nuestra candidatura tenga el máximo apoyo, cualquier atisbo de crítica o disconformidad con su composición. La situación de los trabajadores y de la sociedad requiere de la responsabilidad de la militancia del PCE y IU, de nuestra base social, ahora más que nunca, incluso para superar con los votos los ataques y Opas del PSOE contra IU. Se va una Rosa y vendrán miles de rosas y claveles, como ha dicho Cayo Lara ante el acto de transfuguismo de Rosa Aguilar. Se equivoca el PSOE queriendo de nuevo restar votos a IU para avanzar electoralmente. Los votantes de IU no votan el PSOE al igual que los del PSOE no votan a IU. Las elecciones del 2000 nos lo demostraron, pero el «felipismo» sigue en sus trece, erre que erre, así lo recogemos en estas páginas en opinión de Felipe Alcaraz.

Es por los 4.010.700 parados y paradas, es por el 1.068.400 familias que no tienen ningún tipo de ingresos, es por la necesidad de mandar una señal al gobierno, al PSOE, al PP, a la patronal, que estamos en contra de sus políticas y que queremos una alternativa a las políticas económicas y sociales también en Europa, es para mandar una señal a nuestro electorado y a la izquierda de que tenemos las propuestas adecuadas. También para las centrales sindicales mayoritarias decir que si esto sigue igual, es necesaria una Huelga General. Es por el futuro que la candidatura encabezada por Willy Meyer va ha tener el apoyo social y electoral que la situación requiere, vamos a trabajar para que superemos las expectativas propias y externas, vamos a poner el corazón y la organización en ello.

Ginés Fernández González,
Director de Mundo Obrero
http://elblogdexenxo.blogspot.com