Cuaderno de bitácora / Día 1. Sábado 21 de marzo / Día 17. Lunes 6 de abril / Día 22. Sábado 11 de abril / Día 23. Domingo 12 de abril / Día 24. Lunes 13 de abril / Día 25. Martes 14 de abril / Día 26. Miércoles 15 de abril / Día 27. Jueves 16 de abril / Día 28. Viernes 17 de abril /
Día 29. Sábado 18 de abril / Día 30. Domingo 19 de abril / Día 31. Lunes 20 de abril / Día 32. Martes 21 de abril / Día 33. Miércoles 22 de abril / Día 34. Jueves 23 de abril / Día 35. Viernes 24 y sábado 25 de abril / Día 36. Domingo 26 de abril / Día 37. Lunes 27 de abril / Día 38. Martes 28 de abril / Día 39. Miércoles 29 de abril / Día 40. Jueves 30 de abril / Día 41. Viernes 1 de mayo / Día 42. Sábado 2 de mayo / Día 43. Domingo 3 de mayo / Día 44. Lunes 4 de mayo / Día 45. Martes 5 de mayo / Día 46. Miércoles 6 de mayo / Dia 47. Jueves 7 de mayo / Día 50. Domingo 10 de mayo /

Me llamo Tania Pasca Parrilla, nací en Madrid en 1973, en el año de la crisis del petróleo y del golpe de Estado de Pinochet, nací en las turbulencias de una Doctrina del Shock. Trabajo como auxiliar de enfermería en el Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid. Hasta ahí todo normal. Pero soy una mujer multidisciplinar, multiplicada y multiesférica. Madre en solitario de dos hijas y responsable del cuarto miembro de la familia; un perro de 50 Kgs que se ha convertido en mi mejor aliado y amigo de confianza. Soy además militante del PCE en Fuenlabrada y sin habérmelo propuesto en la vida, no sé cómo he terminado siendo concejala en este mismo Ayuntamiento del Municipio por UP-IU. He colaborado con distintos colectivos feministas, así como en las Mareas Verde y Blanca a los largo de la última década. Para llenar la cabeza de cosas útiles en mis infinitos viajes en el transporte público de Madrid, estudio Trabajo Social por la UNED. Así que con estos ingredientes personales al llegar y estar implicada en la crisis del Coronavirus escribo a diario mis reflexiones a nivel profesional, político y emocional en el Cuaderno de Bitácora, acompañadas de las ilustraciones del dibujante Kalvellido que no dejan a nadie indiferente. Para intentar aportar desde mi experiencia y responsabilidad política, profesional y humana soluciones y ejemplaridad a esta crisis.

A los cuatro años mis padres me llevaron a un mitin a cuyos ponentes no recuerdo, pero lo que no se me olvida es el cántico que gritábamos: “Sí sí sí Dolores a Madrid”, y el impacto en mí debió ser grande, porque me sirvió de ejemplo para toda la vida.

¡Venceremos!

/ Ilustraciones de Juan Kalvellido