Este martes se producía un encierro en el Ministerio de Justicia por parte de los funcionarios. Tras los pactos logrados con los letrados de justicia, jueces y fiscales, ahora eran los y las funcionarias de la administración de justicia las que reclamaban una mejora en sus condiciones. Sin embargo, el ministerio que dirige Pilar Llop se ha negado a seguir negociando hasta que no se constituyan los gobiernos autonómicos y central que saldrá de las elecciones del 23 de julio.

Con el inicio de la negociación y los paros se llegaba a una tercera reunión en las que se informaba que se reunirían con los funcionarios tras la constitución de todos los gobiernos, una vez pasadas las elecciones generales. Sin embargo, desde los sindicatos que integran el comité de huelga de funcionarios –CSIF, STAJ, CCOO y UGT– tachan la medida de «propuesta impresentable y ofensiva para la dignidad de nuestro colectivo». Desde la representación de los funcionarios se denuncia el “clasismo y rancio corporativismo” que desprende la decisión de Justicia de no negociar cuando hace apenas unos días acordaban con jueces y fiscales una subida salarial de unos 450 euros brutos, cantidad similar a la acordada con los letrados, evitando un posible paro indefinido.

Está tercera reunión se producía tras mes y medio de huelga con concentraciones frente a la sede de Justicia, el Congreso de los Diputados y la sede del PSOE en la madrileña calle de Ferraz. Según los sindicatos, la huelga de funcionarios ha obligado a suspender medio millón de juicios en un mes. Ante la negativa a negociar se encarraba en el ministerio el comité de huelga.

El comité de huelga reclama una subida salarial de hasta unos 430 euros al mes para los 45.000 funcionarios, así como que se paralizase la tramitación de la Ley de Eficiencia Organizativa que, según los convocantes, el Ministerio Justicia quiere «imponer, sin negociar», poniendo «en riesgo los puestos de trabajo, los destinos, la movilidad voluntaria, las retribuciones especiales y las funciones concretas».

En el tercer día de encierro la estrategia del ministerio es la de desgastar al comité de huelga, como ha intentado hacer con los funcionarios y funcionarias en huelga. Comisiones Obreras denuncian que la actitud mostrada con estas medidas “restrictivas e inhumanas sólo consigue definir la calidad moral o ética de las personas que las adoptan”. Entre otras medidas, se ha incomunicado al comité prohibiendo también la entrada de comida, como denuncia Agustín Martin, Secretario de Organización y Extensión Sindical de CCOO.

Enrique Santiago muestra su apoyo

El Secretario General del PCE y portavoz parlamentario y responsable federal de Justicia de Izquierda Unida, Enrique Santiago, ha trasladado “toda nuestra solidaridad” a los/as representantes sindicales de los/as trabajadores/as de la Administración de Justicia que mantienen un encierro desde el martes pasado en dependencias de este departamento para defender sus demandas de mejoras laborales y salariales.

El dirigente comunista se ha desplazado a media mañana junto a otros dirigentes de IU al edificio perteneciente al Ministerio de Justicia donde se desarrolla el encierro y en cuyo exterior se suceden las concentraciones de los/as funcionarios, aunque no se les ha permitido acceder a su interior para hablar con las personas encerradas.

Tras conversar en el exterior con portavoces de la sección de Justicia de CC.OO, a los que recibió el diputado de IU en el Congreso en abril, días antes de que comenzaran sus movilizaciones, reclamó a los máximos responsables de Justicia que pongan de inmediato sobre la mesa “propuestas que ayuden a fortalecer el servicio público de la Justicia y que traten debidamente a los trabajadores”.

Reprochó que la respuesta ofrecida hasta ahora desde el ministerio “contrasta con la actitud que han tenido con los cuerpos de letrados de la Administración de Justicia, con jueces y fiscales, quienes en muchos casos no tienen ni siquiera reconocido el derecho a la huelga o que, teniéndolo, no lo ejercieron y han realizado paros indiscriminados, y sin embargo el Ministerio de Justicia ya les ha reconocido subidas de entre 400 y 500 euros al mes”.

Santiago no ocultó su sorpresa y malestar por el hecho de que “no se hayan formulado propuestas claras para avanzar en esta situación” a los/as trabajadores/as públicos/as de los cuerpos generales y especiales de Justicia “a pesar de que están intentando buscar una solución a sus muchos problemas desde el pasado mes de abril hasta ahora”.

“Nos parece muy bien -incidió- que se mejoren las condiciones de vida de los funcionarios, pero no entendemos que se actúe así con los cuerpos de letrados, jueces y fiscales, y que no se haga caso y se preste la debida atención a las reivindicaciones de los cuerpos generales y especiales, gracias a los que en el día a día tenemos una justicia que funciona, a pesar de sus muchos problemas”.

A preguntas de los periodistas, Enrique Santiago explicó que “estamos en contacto con el comité de huelga”, al tiempo que tachó de “situación inaceptable” las trabas oficiales puestas para que mantengan sus actuaciones en condiciones dignas. De ahí que detalle también que “hemos solicitado al Ministerio de Justicia y al propio comité que nos gustaría poder tener un contacto directo para conocer la situación en la que están y estamos esperando a conocer el resultado de la gestión”.

Sobre las excusas que habrían alegado desde Justicia vinculando la imposibilidad de poder atender ahora las demandas de los/as trabajadores/as debido a la convocatoria electoral y a la interinidad del Gobierno, el portavoz parlamentario de IU indicó que “un conflicto laboral no puede depender de la constitución de un nuevo Parlamento o de la constitución de organismos autonómicos”.

“El Gobierno -dijo- está en funciones, pero en aquello que sea competencia de la Administración General del Estado tiene que buscar una solución, aunque sea transitoria. Este es un conflicto que viene de hace meses”. Santiago animó, finalmente, a “buscar una solución y estamos seguros de que los empleados públicos están poniendo toda su buena voluntad sobre la mesa” para llegar a ella.