El Secretario General del Partido Comunista de Euskadi – Euskadiko Partidu Komunista (PCE-EPK), Jon Hernández, ha criticado la petición de cárcel por parte de la Fiscalía para varios trabajadores de Tubacex y personas solidarias de Aiaraldea por participar en las huelgas de 2021.

Hernández ha censurado que se pida prisión para los trabajadores y las trabajadoras que defienden sus puestos de trabajo en una empresa que además no ha dejado de tener beneficios millonarios y repartos de dividendos entre directivos y accionistas, recordando que esa misma empresa hizo público hace unos días que el 2022 y un primer trimestre en 2023 batió un récord en ventas, ebitda y beneficio, superando Tubacex gran parte de las previsiones con un beneficio de 10 millones, un 196,3% más, y unas ventas de 232,2 millones, un 46,9% superiores. Por su parte, el ebitda (beneficio bruto de explotación) trimestral fue el más alto de su historia con 30,5 millones, representando un margen del 13,1%.

Por la huelga de 2021 han sido procesadas un total de 7 personas, entre trabajadores y trabajadoras de Tubacex y residentes de la comarca de Aiaraldea, y a todas ellas se les han pedido penas de cárcel. Todas las peticiones de cárcel juntas suman más de 20 años. Las fechas de algunos de los juicios ya están sobre la mesa y serán dentro de poco. Ante ello, el PCE-EPK respaldará la dinámica de movilizaciones que las y los trabajadores plantean poner en marcha.

Por su parte, las personas afectadas por esta criminalización han convocada para el próximo domingo, 11 de junio, una rueda de prensa delante de la planta de Tubacex de Laudio a las 12:00 horas para informar sobre la situación de las personas imputadas y las dinámicas que se llevarán a cabo a raíz de ello.